¿Y tú jugador qué objetivos tienes?

Empiezan las temporadas de los distintos deportes, principalmente de los deportes de equipo aunque muchos individuales también se reactivan tras el verano. Eso quiere decir volver a entrenar con compañeros y compañeras, incorporar a esos entrenamientos a las nuevas incorporaciones. Empiezas a escuchar a tus entrenadores hablar de objetivos de equipo y de comprometerse con ellos para lograr el éxito. Compromiso, una de esas bonitas palabras que pensamos que los otros entienden de la misma forma que nosotros. Incluso puedes tener entrenadores (pienso que cada vez más) que te preguntan por tus objetivos individuales. Incluso puede ser que por tus objetivos más allá del deporte como puede ser en la parte educativa.

nos-3339-esg

Todo esto está muy bien. Pero avanza la temporada y ves que nadie vuelve a preguntarte por tus objetivos personales. Bueno, siempre está la excepción cuando las cosas no van como se esperaban. En deportes de equipo tu aportación no es la esperada o los resultados del equipo tampoco son los que se querían, por lo general. En individuales puede variar algo más ya que suele existir un seguimiento más personalizado, pero si lo deportivo funciona se entiende que todo funciona. Error y grande por parte de los entrenadores. Error y enorme por parte del jugador.

Como jugador o jugadora, tú tienes tus objetivos ya que eres una persona por más que formes parte de un equipo o no. Incluso aunque compartas, y ayuda mucho, los objetivos del equipo, tienes los tuyos propios. Con ellos si debes estar comprometido al máximo, al margen de que tu entrenador se acuerde de ellos o no, y esto no te hace ser una persona egoísta ni mucho menos. Te hace ser una persona que busca sus propias metas y lucha por lograrlas.

Eso sí, hay una serie de cosas que tienes que tener en cuenta para que esto sea realmente bueno para ti. El cómo te dices a ti mismo esos objetivos seguramente es por donde empieza todo. No es tan fácil como parece y muchas veces escogemos palabras que ya directamente no nos ayudan a lograr ese objetivo. Decírtelo de la mejor forma posible y expresarlo de la misma forma es un paso básico para que el proceso necesario para lograr el objetivo, que es lo más importante, se pueda dar. No hay fórmulas mágicas, por más que te las vendan. Una palabra que a uno motiva a otro no le hace ni fu ni fa. Cada uno tiene su forma de hablarse y de hablar, se puede cambiar pero tienes que saber por qué y para qué y también tienen que ser congruente contigo mismo.

Ahora respóndete la pregunta que da título a este escrito. Una vez lo hagas, hazte esta otra: ¿es esta la mejor forma en que me lo puedo decir a mí mismo? Y plantéate diversas opciones si es que no lo has hecho antes. Estoy convencido en que cuando encuentres esa forma de formularte tus objetivos, notarás que tus opciones de lograrlos son más grandes.

¿A qué esperas? ¿Te atreves a descubrir cómo hablarte?

Anuncios

Elegir una formación e implicarte en ella

Hoy día las opciones para formarse o autoformarse son muchísimas. Algunos dicen que pueden que haya demasiadas y lo que miran de hacer es desprestigiar algunas. Personalmente opino que las opciones que conozco para formarse pueden ser válidas o no serlo en función de lo que se adapten o no a tu situación personal y a tus intereses. Tengas la situación que tengas y busques una formación de un estilo o de otro, lo que es seguro es que tendrás que filtrar entre todas las opciones que encontrarás.

Para realizar este filtrado, cada uno usará los filtros que considere. Personalmente, cada vez que he tenido que elegir, estos tres siempre han estado presentes:

formacion

¿En qué me quiero formar? Puede parecer hasta ridículo pero ¿cuántas veces habéis visto a alguien buscar formaciones en el ordenador y tener bastantes páginas abiertas con formaciones muy distintas o incluso opuestas? Lo he visto y a mí también me ha pasado. Esto suele pasar por dos motivos. Uno es que buscas un curso por motivos erróneos, es decir por obligación o casi. Aquí podrían entrar también las personas que empiezan a realizar cursos de cualquier cosa en vista a acumular méritos en unas futuras oposiciones. El otro motivo es que tengas tantos intereses y curiosidades que te cueste decantarte por algo. Prioriza. No hay más. De forma progresiva ves reduciendo opciones.

¿Cómo me quiero formar? Presencial, semipresencial u online, incluyendo webinars o no. En este apartado las experiencias de cada uno pueden marcar. Mi consejo es que no generalices. Hay de todo. Infórmate, busca referencias, contrasta, mira las fechas…lo básico.

¿Dónde hago la formación? Las experiencias vuelven a marcar. Públicos, privados, centros de formación,… Igual que antes, hay de todo. Cursos en sitios de muy buena calidad que dejan mucho que desear y sitios no muy conocidos con formación de alta calidad. ¿Qué es lo que buscas con la formación? ¿Teoría? ¿Aplicabilidad? ¿Titulitis? Puede que responder esta pregunta te ayude a responder la primera.

Esta es la primera parte. Ahora viene la segunda. Una vez escogida la formación a realizar, toca hacerla. Y aquí la predisposición o actitud de cada uno marca, en función de lo que cada uno entienda por actitud.

Por mi experiencia, cuando me preguntan sobre tal curso o tal formación suelo dividir mi respuesta en la forma en que esta se desarrollaba, el contenido de la misma, la persona formadora o el grupo de formadores y los compañeros.  Por lo general también, cuando hablo de los compañeros la gente se sorprende, no entendiendo que les otorgue tanta importancia.

11904729_10206853553949970_4720534047764825301_n

Para mi es sencillo, si el grupo está implicado en la formación todos los aprendizajes serán más ricos y las pausas y descansos también serán de alta calidad formativa (para desconectar o para afianzar los aprendizajes). Puede que esto, en las formaciones online sea complicado, no voy a negarlo. Pero en los otros modelos es básico. Se trata de vivir la formación.

Cada uno decide. Cada uno participa en sus experiencias vitales, aunque alguno no sea consciente de ello. Elegir con decisión e implicarte en la decisión tomada. Fácil decirlo y más fácil de hacerlo de lo que puede parecer. ¿Te atreves a intentarlo? Seguro que notarás el cambio.

3 juegos de memoria y concentración

Dos aspectos muy necesarios para poder desarrollarse en el aprendizaje son la memoria y la concentración. Desde la educación física tenemos numerosas formas de poderlas trabajar de una forma natural e incluidas dentro de una actividad gratificante y atractiva por definición como es el juego.

Juegos de diferentes formatos y que pueden ofrecer posibles variaciones en función de los objetivos que se quieran trabajar.

1-2-3

Se trata de contar hasta 3 de forma continua, por parejas, lo más rápido posible. Cada miembro dice el número correspondiente de manera alternativa. Progresivamente se van añadiendo movimientos o acciones rápidas a cada número. Por ejemplo al decir 1 aplaudo, al decir 2 salto y al decir 3 giro sobre mí mismo. Es un juego muy sencillo para poder empezar una actividad y centrar la atención de los participantes. También permite trabajar la creatividad ya que las acciones a realizar al decir cada número pueden ser creadas por cada pareja.

Tocamos

Según empezamos la clase, justo para meter a todos los alumnos y alumnas en situación, se dice una serie de elementos disponibles en el espacio y cuántos de estos elementos se tocan. Por ejemplo: “Tocamos 5 paredes, 3 papeleras, 6 puertas y 1 porteria”. Este juego permite realizar infinitas variables: más o menos elementos, utilizar secuencias repetitivas, establecer un orden (cuando se empieza por elemento acabarlo o hacerlo exactamente en el orden que se ha dicho), dar la opción de elegir un elemento a añadir, hacerlo por parejas unidas de la mano, por parejas pero que se repartan las images 17tareas,… Por lo general, y a partir de que ya lo han hecho en más de una ocasión, aviso para que sepan que únicamente diré la serie una vez. También aprovecho el ejercicio para empezar a trabajar la carrera continua y mantenerla en el tiempo ya que en cuanto empiezan a moverse no pueden dejar de correr, da igual la velocidad, hasta acabar la actividad.

Nos repartimos en…

Este juego lo realizo en el gimnasio para aprovechar las columnas que ocupan el lugar. Es un juego que en inicio es complicado pero que con el tiempo ayuda muchísimo en los momentos de realizar grupos y a que estos se hagan de muy diversas formas ayudando a que jueguen con diversos compañeros.

La idea del juego es que el grupo se debe repartir en grupos iguales o lo más igualados posibles en función del número de columnas que diga. Por lo general empiezo con 4 columnas y una vez se han repartido correctamente, les hago volverse a repartir pero esta vez en 6 columnas (todas las que tengo en el gimnasio). Esta es la primera parte del juego, al que a veces añado más columnas creadas con aros si no quiero realizar la segunda o me interesa una agrupación más pequeña.

La segunda parte del juego empieza al estar repartidos en las 6 columnas. Deben volver a repartirse en 6 pero sin repetir columnas ni compañeros con los que ahora están. En función del número, cuando ya lo han hecho se vuelve a pedir el cambio de columna y de compañeros. Este tercer cambio, en función del grupo, también se puede hacer si esta no se puede cumplir para ver si se dan cuenta de que es imposible. Antes de los momentos de cambio se puede preguntar a qué columnas no puede ir o con qué compañeros ya ha estado.

A lo largo del toda la actividad también se potencia la comunicación entre ellos y la resolución de problemas de forma grupal. Se pueden añadir más dificultades como por ejemplo el tiempo y pedirles que lo hagan en 10 segundos por ejemplo. Desde que realizo este juego, sólo la primera parte hasta repartirse en 6 columnas, con los grupos de 1º de primaria, todos han llegado a hacerlo en los 10 segundos en un periodo de tiempo variable pero siempre dentro del segundo trimestre.

juegos-clasicos-ninos-C

Espero que estos 3 juegos os resulten interesantes. Puedo deciros que con los grupos que trabajo funcionan y me ayudan en gran medida a que el trabajo posterior se realice más fácilmente. Además de la mejora a nivel de concentración y memoria que realizan los alumnos y las alumnas mediante estos juego con los que se divierten aprendiendo y mejorando.