Dicen por ahí… Digo yo…

Dicen por ahí  que aceptes lo que tienes y luches para no perderlo pero no trates de cambiar nada a mejor ya que te arriesgas a perder lo que tienes.

Dicen por ahí que más vale pájaro en mano que ciento volando.

Dicen por ahí que contra lo que no puedes luchar lo que tienes que hacer es agachar la cabeza y seguir sin mirar hacia atrás, no vaya a ser que veas alternativas que podrías haber hecho y te arrepientas de algo.

Dicen por ahí que si esa voz estridente y torturadora que a veces escuchas dentro de tu cabeza te dice algo, algo habrás hecho tú para que te lo diga y que lo que te toca es aguantarte y hacerle caso.

images (17)

Dicen por ahí que esforzarse al máximo es muy importante siempre y cuando te esfuerces en lo que ellos te han dicho que tienes que lograr.

Dicen por ahí que el que no llora no mama.

Dicen por ahí que dónde fueras haz lo que vieras.

Dicen por ahí que si todos te dicen algo, por algo será.

Dicen por ahí que te dejes llevar por la corriente, si todos hacen lo mismo eso es lo bueno.

Dicen por ahí que los resultados son lo que hablan de tu trabajo, da igual las formas, los resultados son lo que la gente recuerda.

Dicen por ahí….

Dicen sin parar de decir y tú tienes que escuchar sin pararte a pensar,  ya que ya lo han hecho ellos por ti.

Y digo yo, ¿por qué no hablar uno mismo en lugar de escuchar lo que otros dicen por ti?

Digo yo que cada uno piensa y actúa en función del contexto de lo que vive y como lo percibe, así que no existe respuesta, acción, sentimiento o pensamiento perfecto para cada situación.

Digo yo que como todos somos diferentes, todos tenemos derecho a decidir en función de nuestros pensamientos, valores y sentimientos y que lo que tengo que hacer es ser congruente con ellos, con los míos, y si puede ser con lo del resto mejor ya que no dejo de ser un animal social.

Digo yo que si no me gusta lo que veo puedo mirar de cambiarlo y si para ello me equivoco, ¿dónde está el drama? Pruebo otra forma.

Y también puedo decir yo sin parar, pero lo que puede resumirlo todo es:

Digo yo que si cada uno se centra en su proceso de vivir y se dice a sí mismo lo que quiere escuchar, seguro que encontrará alternativas para crear sus propias estructuras acordes a los diferentes contextos y ser él mismo en todo lo que haga.

¡Digo yo que es así de fácil!

Anuncios

Días de alegría

Serán las luces, el frio  o alguna de las cientos de cosas que se pueden alegar pero estos días se respira más alegría en el ambiente. Existe una actitud diferente ante diversas cosas que nos podemos encontrar paseando por la calle.tufet-011

En estos días nos es más fácil aceptar según que situaciones que observamos cómo puede ser ver a alguien cargando con paquetes envueltos en papel de regalo, ver a un hombre adulto junto a peluche esperando a que lo recojan, encontrarnos con personas disfrazadas por la calle que en lugar de pedirnos cosas nos ofrecen buenos presagios y algún dulce…

Todo esto es cuestión de actitud y durante este corto lapso de tiempo la predisposición general es positiva ante prácticamente todo, pienses lo que pienses sobre estos días. Incluso ante las cosas negativas (según lo que sea) te lo tomas con otra filosofía de vida. Siguen existiendo cosas a mejorar o situaciones complicadas pero es más fácil observarlas desde diferentes perspectivas.

¿Y después qué? Todo vuelve a la gris realidad y la actitud general fluctúa a nivel personal en función del momento que atraviese cada uno. Si buscas ejemplos por la calle te encontrarás cosas positivas y negativas por igual y cada uno las valorará bajo su perspectiva, el ambiente general será neutro y no irradiará esa positividad, ilusión, magia,…

La actitud, esa es la cuestión. Cada uno elige la actitud con la que vive y esa actitud favorecerá y marcará su presente. Con actitud sólo, sin un trabajo, una perseverancia que la acompañen, pocas veces se llega a algún sitio. Pero sin actitud seguro que la meta queda lejos e incluso muchas veces es complicado avanzar y dejar atrás la salida.

Cada uno decide cuántos días de alegría tiene a lo largo del año o si se conforma con los que la sociedad le obliga a tener. Personalmente, no me gusta que me obliguen a nada y prefiero decidir yo. No me bastan estos 15 días como máximo. Decido tener más y tener la actitud necesaria para que este deseo se convierta en realidad. ¿Y tú?